La animación y la bici

By septiembre 20, 2015Blog

La Animación y la Bici.

Aún recuerdo cuando mi padre me enseño a ir en bici, estábamos en mi chalet, no se me va a olvidar jamás, con los años fui perfeccionando la técnica, ya no solo me abría brechas en las rodillas, sino que no también la cabeza, e iba a todas partes con mi bmx, intentando emular a Los Bicivoladores hasta que un buen día me enamore perdidamente del cine y los dibujos animados, fui dejando la bici poco a poco y me iba encerrando en casa a dibujar y animar en las esquinas de las páginas de todos los libros que encontraba, empezando por los del cole y terminando, literalmente, por una nueva enciclopedia que se compraron mis padres. Nunca entendí aquel ostión, la animación del kame era cojonuda!

La Animación y La bici

En 1997 después de currar en algunos estudios, decidí montar mi propio estudio, Hampa Studio (por aquel entonces con otro nombre), y joder los libros de otros. Desde entonces mi vida ha girado como un zootropo, siempre entorno a mi gran pasión, hobby y de repente, un buen día, mi trabajo.

Como era de esperar, las jornadas eran como mínimo de 12 horas, vacaciones las justas (caer muerto boca abajo en la cama y levantar la cara de vez en cuando para poder respirar), y los fines de semana eran los momentos perfectos para estar solo en el estudio y avanzar trabajo. Ante mi familia y amigos! Lo mío no era una obsesión, era mi trabajo, por fin  me había convertido en un tío responsable, pero en realidad yo me sentía como el Psicópata que se apunta a la guerra para tener una excusa.

Antes de montar el estudio yo  molaba mucho, (independientemente de mis horas dibujando y esquivando zapatillas de mi madre), tenía una vida social bastante activa, viajes, salir con los colegas, jugar a los video-juegos, ir a cumpleaños, entrenar, salir por la noche, alguna que otra hostia con el coche, denuncias de la guardia civil, vamos lo típico.

Todo eso fui olvidándolo por una gran dedicación a mi profesión y mis ganas de contar historias. Además, también os digo que no ayudaron mucho los documentales sobre los grandes estudios, cuanto más conocía de ellos, mas curraba, ..”Que John Lasseter estuvo durmiendo debajo de la mesa mientras estaba con su primer proyecto en 3D??!! “, pues yo, hale!, a sobar bajo la mesa de ikea , ..si lo hace John y mira como mola “Cars” (chiste para los del sector!), pues yo también!!”…, luego me entere que los chicos de Pyro Studios, cuando estaban haciendo su primer videojuego “commandos“, estuvieron todo un año sin salir del estudio, “pues veeenga!…a montar un 15 M en el despacho!!, que no se diga!”. Luego llego la muerte de Steve jobs y pensé, que todo.. todo.. tampoco hacía falta imitarlo.

La animación y La Bici

Este no soy yo, es John Lasseter cuando lo pilló Steve Jobs con los pies sobre la mesa nueva.

 

En medida que el estudio iba creciendo, mi vida social y mi clásico moreno agitanado iban cayendo en barrena. Pero para mí lo más importante seguía siendo el estudio y así ha sido hasta este año, cuando haciendo una mirada hacia atrás me he dado cuenta que por más que me he deslomado, por más que hemos currado como bestias, el estudio ha ido creciendo al ritmo que necesitaba crecer, hemos tenido baches, éxitos, cagadas, aciertos, problemas, aún no he podido hacer la peli que quiero y no ha influido nada que yo haya estado enclaustrado entre ordenadores y mesas de luz, y con los gayumbos como el envoltorio de las magdalenas.

Ahora mis jornadas,..no son de 8 horas, tampoco nos volvamos locos, pero ya no son de 12. Llevo a mi hija Leia ( ya ya lo se!…el frikismo ya lo trataremos en otro momento) al cole todos los días,  llego pronto a casa por la tarde para ir con mi mujer y mi nana al parque con sus amigos del cole y los fines de semana disfruto de mi familia, de mis amigos, de un buen paseo en bici y de dormir (esto último me sale que ni bordado, yo diría que es lo que mejor hago).

Finalmente con todo esto he llegado a la conclusión que, no por hacer más horas que el reloj voy a llegar más arriba, lo que hay que hacer es focalizar muy bien los esfuerzos, tomarse su tiempo para elegir buenas historias que contar, tener los ojos muy abiertos ante todo lo que ocurre en el sector (cosa que no se consigue cuando estas totalmente reventado), no tener miedo al fracaso y por supuesto aprovechar las buenas ideas y oportunidades sin pestañear.

Así que animo a todos los que estáis empezando en este sector y además estáis tan locos como para montar vuestro propio estudio, que seáis muy valientes, pero no os engoriléis (que nos conocemos!), descansad, cuando estéis currando, hacedlo a muerte, pero no dejéis de lado vuestra vida ahí fuera. Yo he tenido suerte porque los míos siguen ahí, pero con un comportamiento como el que tenía, por más que os hayáis convertido en Pixar, os quedareis sin nadie, es entonces cuando habréis tenido el mayor fracaso que se pueda tener en esta vida.

Por cierto!… Toda esta chapa que os he soltado, era básicamente para contaros que el jueves por la tarde enseñé a mi hija a ir en bici, estoy feliz porque es algo que ella ya no va a olvidar jamás… y yo tampoco.

 

Alex Cervantes

Alex Cervantes

Author Alex Cervantes

More posts by Alex Cervantes

Join the discussion 3 Comments

  • Elena dice:

    Totalmente de acuerdo, muy motivador y, sobre todo, divertido de leer. Me ha encantado, igual que vuestro trabajo!

    ‘Sigue nadando, sigue nadando…’

  • Lo que dices es algo que viene dando vueltas en mi cabeza hace un tiempo.
    Amo lo que hago pero veo que requiere de mucho trabajo y tiempo es una forma de vida.
    Y no me quejo más bien disfruto cada momento pero se que lo más importante en la vida
    es compartir, las relaciones, los otros pasar buenos momentos….Entonces busco hacer
    deporte me gusta mucho andar en bicicleta , pasar con mi familia, con amigos, alguna novia y
    combinarlo con mi pasión que si me dejo llevar fracasaré contundentemente.
    Gracias por compartirlo esto me hace ver las cosas claras.

    • Si carlos, yo por lo general no me considero un tio de estos sabios, pero aqui actua la experiencia de muchos años, es como el anuncio de BMW, cuando te diviertas, diviertete, cuando corras, corre, cuando trabajes, trabaja… y 8 horas diarias dan para mucho si estas concentrado y si tienes el resto de tu vida atendida. En cuanto le das mucha mas importancia a tu vida laboral que a la personal, o al reves todo se descompensa como una balanza y se te puede ir todo a la mierda… por lo tanto hay que dedicarle tiempo a todo peor cuando se lo dediques hazlo al 100%, yo cuando estoy con mi hija, no existe nada en el mundo que no sea ella, cuando estoy con mis padres igual, cuando estoy en el trabajo igual…y ahora parece que mi vida empieza a tener mas sentido y soy mas feliz.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.